Desperate Sunflowers, el debut en la dirección cinematográfica de Kuroki Hitomi

2982 vistas Deja un comentario
Desperate Sunflowers

En marzo de este año, la popular novela Iyana Onna (『嫌な女』, 2010) de Katsura Nozomi, asomaba a las pantallas convertida en serie de televisión, con el nombre estelar de Kuroki Hitomi encabezando el reparto. Apenas dos meses después, y con uno de antelación a su estreno comercial en salas, se presentaba este lunes en el Foreign Correspondents Club of Japan la versión cinematográfica de la misma historia, Desperate Sunflowers. Nuevamente, el nombre de Kuroki vuelve a encabezar los créditos, aunque en esta ocasión como directora.

Desperate Sunflowers
Kuroki Hitomi

Actriz de solvencia contrastada, famosa en Japón por haber sido primera figura de la revista teatral de Takarazuka y recordada en el resto del orbe por su interpretación protagonista en Dark Water (『仄暗い水の底から』Honogurai mizu no soko kara, 2002, Nakata Hideo), esta producción significa su debut tras las cámaras. Un movimiento que ella misma explica como un paso natural, comentando su inclinación durante los rodajes a interesarse por los aspectos técnicos y a participar de ellos con sugerencias y observaciones.

Con esta presentación, el caso de Kuroki evocaba a priori las evoluciones de la legendaria Tanaka Kinuyo, gran estrella del celuloide en el período clásico del cine nipón, que desoyó consejos que la desalentaban y superó no pocas barreras para convertirse en una de las mujeres pioneras en cuanto a realización cinematográfica. No sabría decir si, a nivel de popularidad, es posible comparar a ambas actrices. Era otra época y la fortaleza del cine determinaba que la repercusión social de sus estrellas fuese enorme. Donde sí veo claro que no son comparables, una vez visto el film, es respecto a su talento. Las seis películas de Tanaka, inéditas en el ámbito hispanoparlante, constituyen un legado que con el tiempo y el esfuerzo de divulgadores como la investigadora Alejandra Armendáriz deberían acabar por ocupar un lugar destacado en el la historia del cine japonés. El debut de Kuroki, aun con varios destellos que captan la atención del espectador, se queda demasiado corto para presagiar el nacimiento de una nueva autora que aupar al panteón.

Desperate Sunflowers
Presentación de Desperate Sunflowers con Kuroki Hitomi

Desperate Sunflowers opera prima de Kuroki Hitomi

Los destellos referidos se concretan en Desperate Sunflowers (『嫌な女』Iyana onna, 2016) en alguna solución visual original y atractiva, como una escena con dos acciones simultáneas que, en lugar del recurso de la pantalla partida, se aprecian rodadas en estudio en simultaneidad, con un simple tabique separando ambos espacios. Las dos actrices principales superponen sus voces en las conversaciones paralelas que, supuestamente, tienen lugar en dos lugares separados, logrando un efecto bastante novedoso e interesante. Sin embargo, poco más se puede destacar en el haber de esta cinta.

Aunque luego se abandona este estilo por un ejercicio más rutinario, el primer tramo del film juega a ser cool, con un uso desafor(tun)ado de la música, una fotografía de colorido brillante y una edición ágil que tratan de acercarse al estilo de un Nakashima Tetsuya o un Baz Luhrman. Lo forzado del intento hace que el resultado carezca de la espontaneidad requerida para que el conjunto funcione, especialmente por las pobres interpretación principales. Esto es muy llamativo porqué el que me haya leído con anterioridad sabe que me rompo los dedos tecleando sobre el buen nivel de las actrices japonesas actuales. La cosa es especialmente llamativa siendo un film dirigido por una intérprete de larga trayectoria, alguien que conoce bien el oficio. Un rumor fundado corría en los corrillos mejor informados del evento, donde se comentaba que la ausencia en el acto de las actrices no era tanto por cuestiones de agenda como por desavenencias personales con quien las dirigiera. Parece que el rodaje no fue una balsa de aceite y la tensión que la directora comentaba en el personaje firmado por Kimura Yoshino parece que no fue fruto únicamente de las exigencias del guion.

Pero es justamente esa última palabra, guion, la que mejor parece explicar la decepcionante puesta en escena de Desperate Sunflowers. No debe ser fácil dotar de credibilidad a personajes que carecen de dobleces, sin matices, máxime en una historia previsible y desarrollada sin interés, o sin capacidad, por escapar a las convenciones. Los cambios introducidos respecto al relato original, según me lo cuentan los compañeros que leyeron el libro, parecen seguir al pie de la letra los manuales de cómo escribir un guion. Es lo que tiene seguir al pie de la letra las recetas, el plato sale siempre con el mismo sabor.

La directora no quiso o no pudo aventurar planes de distribución internacional de Desperate Sunflowers, pero siendo una producción sostenida por la histórica Shochiku, no será extraño que se pueda ver en alguna de las citas cinematográficas europeas. Para ello, el título internacional juega con referentes bien conocidos en cuanto a historias de mujeres de mediana edad. A mi entender, un nuevo desacierto. Por lo menos, acabando en positivo, se puede decir que la película, pese a que se le podría recortar el minutaje, no aburre. Sin deparar una experiencia cinematográfica inolvidable, por lo menos proporciona un rato entretenido.


Fuentes:

  • Texto escrito por: Jose Montaño [CoolJapan.es]
  • Imágenes tomadas por: Jose Montaño [CoolJapan.es]
Bio del autor

Jose Montaño

Licenciado en Geografía por la Universitat Autònoma de Barcelona y en Humanidades por la misma institución. Master en Cultura y literatura de Asia Oriental por la Universitat Oberta de Catalunya y en Cine y audiovisual contemporáneo por la Universitat Pompeu Fabra. Actualmente desarrolla su investigación sobre la reescritura crítica del cine japonés contemporáneo, en el marco del programa de doctorado en Humanidades de la UPF. Su proyecto investigador fue seleccionado por Japan Foundation para el Japanese Studies Fellowship Program, en virtud del cual realizó una estancia como investigador invitado en la Universidad de Waseda (Tokyo). Cuenta con diversas publicaciones académicas y mantiene el blog https://eigavision.wordpress.com/