Los yōkai: introducción a su geografía y morfología

Los yōkai (妖怪) son criaturas que habitan en cada rincón de la cultura japonesa. Desde los más temidos, hasta los más queridos. Estos seres anidan en todo tipo de leyendas y mitos del Japón más remoto. Sus historias resultarán muy atractivas; no solo para los japoneses, sino para el público occidental, acostumbrado a los mitos griegos y al folclore anglosajón. Siendo así, el origen y el hábitat de los yōkai despertará especial interés. Y no es para menos, pues el folclore japonés es tan basto que requiere auténtica pasión y meticulosidad realizar cualquier análisis sin perderse por las ramas. Así, sin más dilación, ¡vamos a adentrarnos en este mundo!

¿Qué es un yōkai?

Los yōkai son seres míticos que forman parte del folclore japonés, y que surgen del imaginario nipón. Estos ya aparecieron en el Kojiki (古事記), hacia el 712 d. C, y siguen surgiendo nuevos hoy día. Así, aunque la definición nos pueda parecer bastante relativa o inexacta, la realidad es que este término puede ser empleado para referirse a criaturas como los fantasmas o yurei (幽霊), los demonios-ogro u oni (鬼), e incluso para brujas u onibaba 鬼婆; así como toda criatura sobrenatural, o fenómeno paranormal relacionado.

Por lo tanto, el yōkai mantiene un cierto paralelismo con el bakemono (化け物) o el obake (お化け), siendo términos empleados para referirse a cualquier clase de monstruo. Finalmente, cabe añadir que entre los mayores expertos tenemos a Zack Davisson y Shigeru Mizuki, autores de Yurei: Los fantasmas de Japón y Enciclopedia Yôkai, respectivamente; especialmente este último, siendo un célebre mangaka e ilustrador. Así como podemos destacar las obras de Matthew Meyer, artista e investigador, o Kazuhiko Komatsu, director del International Research Center of Japanese Studies.

«Cada cultura o grupo étnico tiene su equivalente a los yōkai de Japón. Pero, cada país y cultura es diferente, y el paralelismo se hace bastante amplio. Los japoneses son politeístas (…) Esto tiene que ver con la religiosidad animista» Kazuhiko Komatsu para NHK.

Gazu-Hyakki-Yagyō

Tengu (天狗) e Inugami (犬神) de la Guía ilustrada de monstruos y fantasmas de Japón de Toriyama Sekien (Ed. Quaterni)

Morfología yōkai

Los yōkai pueden dividirse de muchas formas, siendo especialmente fácil hacerlo en tipologías morfológicas. En primer lugar a los yōkai antropomorfos resultan especialmente engañosos al ojo inexperto. Un ejemplo sería la futakuchi onna (二口女), la cual aparenta ser una hermosa joven, pero en realidad es un yōkai, cuyas fauces se encuentran tras su cabeza, bajo una extensa mata de pelo. En segundo lugar, tendríamos a los yōkai zoomorfos como el kirin (麒麟), un híbrido entre un dragón, un león y un ciervo. En tercer lugar encontraríamos a los objeto-morfos o tsukumogami (付喪神), es decir aquellos seres que poseen objetos inanimados y abandonados por muchos años, o por circunstancias especiales. Y finalmente los amorfos, donde encontraríamos a las misteriosas linternas o chōchinbi (提灯火), que aparecen por las noches en las zonas rurales.

Aunque esta sería una forma de subdividir a los yōkai, podríamos hacerlo según su naturaleza (ya sean maldiciones, posesiones, fantasmas, brujas, demonios, deidades, etc); también según su carácter o interacción con los seres humanos. Es decir, más concretamente, si se trata de criaturas benévolas o malignas, o si están más interesadas en niños o adultos, mujeres u hombres, o ajenos a todos estos.

Enciclopedia Yôkai

Numa-Gozen (沼御前) de la Enciclopedia Yôkai de Shigeru Mizuki (Ed. Satori) Vol II.

Hábitats yōkai

Sobre el hábitat de los yōkai, cabe primero señalar que pueden habitar en multitud de espacios, desde las montañas más altas, pasando por los caudalosos ríos, hasta los bosques más frondosos. No obstante, estamos hablando de Japón; y es que ciertos yōkai solo pueden encontrarse en espacios muy concretos, relacionados con la vida cotidiana nipona. Entre ellos destacan especialmente los jinja (神社) o santuarios sintoístas y los otera (お寺) o templos budistas. En estos podemos encontrar ciertos yōkai como el ushi no koku mairi (丑の時参り), que consta de una terrible maldición, o el shōgorō (鉦五郎), que es una especie de gong que cobrar vida propia y suena en las noches.

Incluso en las propias casas tradicionales japonesas o machiya (町屋) podemos encontrarlos. Ya sea el akaname (垢嘗) que podemos encontrar en el baño o el ofuro (お風呂), atraído por la suciedad; o el tenjō kudari (天井下), una especie de anciana que habita en la techumbre de estas casas. Y, por si os parece poco, existen yōkai como el teke teke (テケテケ), el cual está relacionado con las estaciones de tren o eki (駅); o el kejōrō (毛倡妓) de los distritos rojos o yūkaku (遊郭), dado que bajo su apariencia de prostituta de larga melena negra, no podremos encontrar nunca su rostro.

Mathew-Meyer

Shōgorō (鉦五郎) y Akaname (垢嘗) de Mathew Meyers (Yokai.com)

Geografía yōkai

Los yōkai, siendo un fenómeno cultural relacionado directamente con la antropología y el folclore local, surgen de diferentes espacios de Japón. De modo que podemos encontrar a los yōkai en sitios como Hokkaido. Ya sea la famosa yuki onna (雪女) o mujer de las nieves japonesa, o el bakekujira (化鯨), o fantasma de una ballena esquelética que aterroriza a los balleneros de la costa. También en la zona de Honshu, y concretamente entre las regiones de Kanto y Kansai, podemos localizar al popular maneki neko (招き猫) o gato de la suerte, el tsurube otoshi (釣瓶落とし) o cabeza gigante, o el gashadokuro (がしゃどくろ), siendo este último un esqueleto gigante, formado por los huesos de aquellos fallecidos de hambre, que se dedica a perseguir a las personas en las noches más oscuras.

Así mismo, también las pequeñas islas deln sur tienen sus propios yōkai. Este sería el caso de Shikoku, donde podemos encontrar al nukekubi (抜け首), una variación local del rokurokubi, que se dedica a alimentarse de la sangre de sus víctimas por las noches, estirando su largo cuello o desprendiendo su cabeza del cuerpo al completo. También en Kyūshū encontramos fenómenos yōkai, como los shiranui (不知火) o luces fatuas de las costas marinas. Y finalmente, incluso en Okinawa existen criaturas como los bashō no sei (芭蕉精), o caras parlantes que aparecen en las hojas de los bananeros.

Mapa Yôkai

Yôkai, mapa del Japón mitológico de Benjamin I. Blackwood (Ed. Satori)

Desde luego, la inmensa cantidad de yōkais que existen hace aún más complejo e interesante realizar este tipo de análisis. Siendo así, ¿Os interesaría saber más sobre el turismo yōkai? ¿Quieres saber qué festivales y museos existen relacionados con estas criaturas? En ese caso, estad atentos a nuestras futuras publicaciones.


Fuentes:

Acerca Estel.la Ramirez Martinez

Graduada en Historia (UA). Máster de Estudios en Asia Oriental (USAL). Cinéfila a ratos, entusiasta del manga y el anime, amante de buen misterio, y siempre formándome en las diferentes culturas asiáticas. La buena cocina oriental y el turismo regional, mis mayores y más placenteros pecados.

Visitar también

Episodio 1x05 - El Ninja

Cooljapan.es Podcast Episodio 1×05 – El Ninja

El domingo 24 de mayo tuvisteis una cita con los Dres. Marcos Sala y Andrés …

Podcast Entrevista a Minna no Kimono

Cooljapan.es Podcast Entrevista a Minna no Kimono | Laura Maraver

A las 19:00 del domingo 3 de mayo realizamos el Podcast Entrevista a Minna no …

Sant Jordi

Japón en digital: Literatura para un Sant Jordi peculiar

Un año más celebramos la festividad de Sant Jordi, aunque esta edición del 2020 está …