Kingyo-sukui y Yo-yo Tsuri, dos tradicionales juegos de matsuri

1257 vistas Deja un comentario
Mujeres jugando al Kingyo-sukui

Durante los festivales de verano, conocidos como Natsu Matsuri, encontramos multitud de paradas con diversos juegos populares. Muchos de ellos implican el uso de una piscina o recipiente lleno de agua, donde debemos extraer diversos objetos de ellos. Dos de estos juegos muy habituales son el Kingyo-sukui y el Yo-yo Tsuri.

Los peces dorados del Kingyo-sukui

El Kingyo-sukui (金魚掬い, きんぎょすくい), es un juego que trata de atrapar el máximo número posible de peces de colores antes de que se nos rompa la paleta que utilizamos para recogerlo. El nombre viene del nombre de los peces 金魚 (Kingyo, pez dorado), también conocido en inglés como goldfish, pero que en castellano se les conoce como peces de colores. La segunda parte del nombre, すくい (sukui) podría traducirse como recoger agua con las manos. No tenemos un verbo en nuestro idioma para tal acción, pero imaginaos que queréis beber agua con vuestras manos y las juntáis para recoger un poco de ella.

Las reglas del juego son sencillas. Tras pagar en el puesto, normalmente son unos 100 yenes, nos dan una paleta circular llamada poi. El poi está formado por un aro de plástico con mango, y en el interior del aro se coloca un papel. Este papel se rompe al contacto con el agua, por lo que los movimientos rápidos o pasar mucho tiempo dentro de ella hará que nuestras oportunidades se agoten.

Sūpābōru-sukui, una variante con pelotas de goma
Sūpābōru-sukui, una variante con pelotas de goma

El objetivo es atrapar los peces de colores mientras el papel no se rompa completamente. Si se rompe sólo por un lado podemos seguir con el restante. Los peces conseguidos se guardan en un bol que sostenemos con la otra mano. Al acabar, nos dan los peces que hemos conseguido en una bolsa con agua para que los llevemos a casa.

Los inicios de este juego datan de los finales de la época Edo, en torno al año 1810. Aunque por aquel entonces se jugaba con redes en lugar de papel. La introducción del papel vendría 100 años después, en la era Taishō. El juego se hizo tan popular que desde el año 1995 se celebra un campeonato nacional de Kingyo-sukui.

Aunque lo tradicional es utilizar peces de colores vivos, en la actualidad se han ido sustituyendo por otros elementos de plástico. Ya sean peces de plástico, como pelotas de goma o pequeños muñecos, creando variedades del juego con las mismas reglas pero con distinto premio.

Niño jugando al yo-yo tsuri
Niño jugando al yo-yo tsuri

Los globos que suben y bajan con el Yo-yo tsuri

Si hablábamos más de recoger o cazar que de pescar, en el ヨーヨーつり (yoyo tsuri) realmente si que pescamos. La diferencia de este juego con el anterior y sus variedades, es que en lugar de utilizar una paleta, utilizamos un gancho o anzuelo atado a una tira de papel para pescar globos de agua.

El nombre se forma con el verbo 釣り(tsuri, pescar) y la palabra yo-yo, dado que cuando pescamos un globo con la tira de papel y lo sacamos de la piscina parece que recojamos un yo-yo. Para este juego se utilizan globos de agua de colores, o decorados con dibujos y líneas. Estos globos están rellenos de agua y de cierta cantidad de aire para hacerlos más ligeros y que floten en la piscina. En su nudo se ata una goma elástica donde introducir el gancho.

La tira de papel, al igual que el papel del poi, se hará más frágil con el contacto prolongado del agua, haciendo que el propio peso de los globos la partan acabando así el juego. Los globos obtenidos se pueden llevar como premio. Los niños cogen los globos por la goma que llevan atada y los mueven de arriba a abajo como si fueran yo-yos.

Como hemos visto, estos juegos se juegan de manera individual y no es una competición. No existe tiempo límite ni un número objetivo, simplemente te llevas de premio la cantidad que recoges mientras aguante la herramienta de pesca que utilices.


Fuentes:

  • Textos consultados deWikipedia | Texto creado por Ramón Sanmatías [CoolJapan.es]
  • Imágenes extraídas deWikimedia, Favy.
Bio del autor

Ramón Sanmatías

Ramón Sanmatías (Segorbe, 1987) estudió Marketing Internacional en la universidad Jaume I de Castellón. Trabaja como programador y diseñador gráfico, y desde siempre se ha sentido atraído por todo lo relacionado con la tecnología. Amante de la fotografía y de la gastronomía japonesa. Lleva más de 10 años organizando y colaborando en eventos a nivel regional. Desde el año 2008 lleva viajando y organizando viajes a Japón.