La Escuela de Kioto y los inicios de la filosofía contemporánea japonesa

3765 vistas Deja un comentario
La Escuela de Kioto
Imagen 01: NISHIDA Kitaro
Kitaro Nishida

La Escuela de Kioto fue marcó el inicio de la filosofía japonesa contemporánea. Desde sus inicios, aparecieron toda una serie de pensadores que ya no imitan lo aprendido en Europa. Es decir, van desarrollando un pensamiento que mezcla la propia tradición con lo aprendido en el viejo continente. De esta forma, se creó una nueva manera de observar la vida que no existía en los periodos anteriores.

El primer filósofo considerado como tal fue Kitaro Nishida (1870-1945). Fue un superviviente del Japón convulso de los años treinta. Este país acababa de superar su periodo de la Ilustración y aún no sabía como encarar su futuro político. Ante la convulsión política del periodo Taisho e inicios de Showa, muchos intelectuales cabalgaron entre el ultranacionalismo y el marxismo. Fueron filósofos que intentaron ofrecer soluciones a los problemas de la sociedad japonesa de aquellos años.

Aparecen los primeros filosófos japoneses

Muchos libros se han escrito sobre la llamada «Escuela de Kioto», pero solo hablan de la tríada fornada por Kitaro Nishida, Hajime Tanabe (1885-1962) y Keiji Nishitani (1900-1990). La editorial Bellaterra, por ejemplo, publicó un libro introductorio sobre estos tres pensadores. Por otro lado, muchas obras olvidan a otros autores menores o marxistas contrarios al régimen imperialista. Además, esta primera generación de filósofos fue importante porque dieron un paso adelante en la evolución del pensamiento japonés. Ellos fueron los que dieron el paso para convertir el pensamiento japonés por lo que entendemos cómo filosofía. Precisamente, esta evolución ha permitido que el Japón actual desarrolle una filosofía equiparable a la europea.

 La Escuela de Kioto

Imagen 02: TANABE Hajime.
Hajime Tanabe.

El periodo filosófico del Japón moderno se  desarrolló en la década de los treinta del siglo XX. Este periodo fue fundamental para el pensamiento moderno japonés. El país había superado la etapa de Meiji (1868-1912) y estaba evolucionando hacia una democracia liberal en Taisho (1912-1926). Esta evolución llegaría a extenderse hasta los primeros años de la era Showa (1926-1989). La llamada Escuela de Kioto no se tiene que entender como escuela filosófica, tal y como lo entendemos en Europa.

No se trató de un maestro que enseñara a unos discípulos su filosofía y pensamiento. Debemos comprender la Escuela de Kioto como una generación de filósofos. Sin embargo, la Escuela de Kioto fue un nombre dado por Jun Tosaka (1900-1945) para criticar a su maestro Nishida. Tosaka nunca consintió que su maestro aceptara la situación política y el avance del ultranacionalismo, como tampoco aceptó la creación del Gran Imperio del Japón y su expansión por China, Corea y el Sureste Asiático.

El triunvirato de la Escuela de Kioto: Nishida, Tanabe y Nishitani

Precisamente, Nishida es la figura más representativa de esta Escuela formando un círculo intelectual y filosófico. Junto con Tanabe y Nishitani, fue uno de los filósofos más representativos de su generación. Esto significo también el «olvido» intelectual de otros filósofos como Miki Kiyoshi o el propio Jun Tosaka. Estos dos últimos, al pertenecer al Partido Comunista, fueron perseguidos por el régimen del general Hideki Tojo (1884-1948). Su preocupación filosófica fue decidir si las fuentes del pensamiento en Asia Oriental eran iguales a las del pensamiento europeo. También debemos tener en cuenta que las bases del pensamiento de Nishida, por ejemplo, se enraízan en el pensamiento budista. A su vez, criticó  todos aquellos valores relacionados con la modernidad y cómo se habían aplicado en Japón. Precisamente, los continuadores de esta escuela fueron los que más profundizaron en este sentido.

La primera generación de filósofos japoneses

Imagen 03: NISHITANI Keiji
Nishitani Keiji

La primera generación de la Escuela de Kioto no fue homogénea. Muchos académicos llegaron a estar de acuerdo con los cambios políticos totalitaristas tras la muerte del Emperador Taisho en 1926. Otros, a diferencia de los pensadores de Meiji, abogaron por los cambios socioculturales. Por lo tanto, se dejaron influenciar por el idealismo alemán o por el marxismo. Los primeros empezaron a interesarse por temas más metafísicos alienándose de la realidad política. Los segundos, intentaron dar soluciones a los problemas sociales del momento desde el anarquismo, socialismo y comunismo. En este caso tenemos los ejemplos de Miki Kiyoshi y Jun Tosaka.

Por el contrario, Keiji Nishitani rechazó los postulados marxistas y materialistas. Mientras, Miki Kiyoshi abogó por el liberalismo humanista y el antimilitarismo. Para ello, en 1932 abordó el problema en la llamada Filosofía de la Historia. Para ello se opuso frontalmente a Nishida. Frente al auge ultranacionalista del régimen, Nishida mantuvo una cierta actitud ambigua e incluso llegó a lamentar el totalitarismo. Mientras, a Hajime Tanabe se le atribuyó una posición política mucho más cercana al régimen ultranacionalista.

La Escuela de Kioto y el contexto de la II Guerra Mundial

A finales de la década de los 30 del siglo XX, el radicalismo ideológico se acentuó gracias al ultranacionalismo. Desde el golpe de estado del general Tojo y del inicio de la guerra del Pacífico, toda disidencia fue reprimida. Muchos pensadores izquierdistas no llegaron a ver el final del conflicto por la dura represión del régimen. La Escuela de Kioto no fue ajena a las convulsiones políticas del momento. La mayoría de académicos apoyaron al régimen u optaron por la metafísica para evitar problemas políticos.

Muchos de ellos no llegaron a sobrevivir la década de los años 30 por la represión ejercida por el Estado. La Escuela de Kioto fue importante en sus orígenes porque ofreció al mundo la primera generación de filósofos japoneses. Fueron los primeros en generar una filosofía propia y sincrética basadas en el budismo y en la filosofía europea. Sobre todo, del idealismo alemán desde Georg Wilhem Frederich Hegel (1770 – 1831) hasta Martin Heidegger (1889 – 1976).

El simbolismo y significado de la Escuela de Kioto

No podemos entender la filosofía contemporánea japonesa  sin entender la Escuela de Kioto. Precisamente, por  la influencia del pensamiento budista  Mahâyâna fue conocida en Europa como una filosofía de carácter religioso.  Nishida y  los metafísicos de su generación fueron influenciados  por el Zen y el Shin de la Verdadera Tierra Pura. Por otro lado, en las universidades europeas fue enseñada dentro de los departamentos de estudios religiosos. Pero, a diferencia de la filosofía cristiana, estas enseñanzas no eran dogmáticas. También fue notable la influencia de la filosofía europea en lo tocante a los campos de la metafísica, historia, ética… Eso sí, sin olvidar la parte política representada por el anarquismo y el marxismo. El tema filosófico de esta escuela fue la teoría de la “Nada Absoluta”. Un concepto que poco tiene que ver con la visión de la nada de la filosofía europea.


Fuentes:

  • Texto realizado por Sergio Paterna [CoolJapan.es]
  • Textos consultados: BRET W.Davis.2014.”The Kioto School”.Stanford Encyclopedia of Philosophy. [www.plato.stanford.edu/entries/kyoto-school/] [21.10.2015] | GONZALEZ VALLES,  Jesús.(2014).”Historia de la Filosofía Japonesa”.Tecnos.Madrid; HEISIG, James W.; KASULIS, Thomas P. | MARALDO, John C.(2011).”JAPANESE PHILOSOPHY: A Sourcebook,University of Hawaii Press.Honolulú.
  • Imágenes tomadas de The Bibliographia, Philosophie Japonaise, World Wisdom
Bio del autor

Sergio Paterna

Blogger, traductor y difusor de la cultura japonesa. Graduado en Estudios de Asia Oriental - Japón - en Universidad Autónoma de Barcelona y finalmente magíster en Lingüística Teórica y Aplicada por la Universidad Pompeu Fabra.