La sociedad japonesa, ¿un colectivo homogéneo? (I)

1273 vistas Deja un comentario
Salary man japoneses

Siempre se ha considerado que  la sociedad japonesa como un colectivo uniformado. Sin duda, nos han ofrecido una imagen de una sociedad en la cual no existe la diversidad. Por lo tanto, no deja de ser una comunidad que tiende a la homogeneización. Pero si rasgamos esta aparente superficialiad, la realidad esconde una profunda diversidad.

Si continuamos investigando podemos encontrar en el fondo esas pequeñas diferencias, pero para ello necesitamos  un proceso de entendimiento y de contextualización. Aquello que a simple vista parece homogéneo, en realidad esconde una heterogeneidad muy concisa. Por lo tanto, podemos encontrar un marco referencial homogéneo muestra que en su interior una  individualidad dentro del colectivo. Este hecho ya fue identificado por Nakane Chie en su obra Japanese Society en 1973.

El concepto de uchi y soto como base del colectivo sociocultural japonés

Como ejemplo de este tipo de homogeneidad la podemos observar en los llamados salaryman (サラリーマン). Este grupo representa la gran clase media japonesa surgida tras la recuperación de la II Guerra  Mundial. Su nombre nos recuerda de una manera más literal a los llamados “asalariados”. Precisamente, esta palabra, a su vez, nos evoca al “proletariado” definido por  Karl Marx definió en el Manifiesto Comunista. Pero, esta  interpretación no es más que un simple espejismo. No deja de ser una visión soslayada de la realidad japonesa en la que todos son “iguales”.

Ciertamente, sí que existe una individualidad, pero sólo se observa en los pequeños detalles, como la edad, la jerarquía, la posición económica… Precisamente, el japonés medio siempre estará por debajo o por encima de otra persona ocupando el lugar que le corresponde dentro del colectivo social.

El lugar que le corresponde fue definido  por la antropológa Ruth Benedict en su obra titulada El crisantemo  y la espada. En esta obra se definió la sociedad japonesa como una sociedad grupista donde primaba el grupo antes que el individuo. Por otro lado, no podemos olvidar que un japonés realiza una diferenciación entre su círculo privado y su círculo propio. En japonés esto está definido por la terminología de uchi (ウチ), “lo interior”, “lo propio”, “lo privado”. En contraposición tenemos “lo ajeno”, “lo externo”, “lo público”, es decir el  soto (ソト).

Uchi y Soto como base conceptual de “lo propio” y “lo ajeno”

estudiantes japonesas

La afirmación que “los japoneses son un colectivo” es una teoría cultural que se particulariza notablemente bajo las teorías del “nihonjinron“. Bajo esta premisa se podría afirmar que carecen de una conciencia del denominado yo individual. Además, la propia estructura social japonesa ha promovido esta ideosincracia para mantener la armonía social.  Por lo tanto, esta  forma de colectivismo basada en diferentes investigaciones, se ha sustentado en la psicología, sociología y la antropología cultural.

Aunque también no se ha dejado de lado los estudios del  lenguaje del japonés. Esta lengua también ha sido estudiada para comprender la particularidad conceptual de “lo público” y “lo privado”, es decir, el uchi y el soto en relación a “lo propio” y a “lo ajeno”.

Pero para poder tener un profundo conocimiento de estas teorías culturales hemos de entender que se  ha originado el mito de la heterogeneidad de las sociedades  occidentales frente  al homogeneidad de las sociedad japonesa. Además, muchos japoneses no aceptan  del todo creer ciegamente en esta dicotomía de los dos tipos de sociedades. Por este motivo, se está reformando todas estas teorías sobre la sociedad japonesa dentro de los campos de la sociología y la antropología cultural. Desde el punto de vista de la lingüística, se podría afirmar a falta de individualidad de la sociedad  japonesa  siendo, un pensamiento que afirma este modelo de sociedad colectiva.

Estructura de la teoría colectivista y unitaria

Precisamente, la construcción de esta crítica mantiene una estructura clara:

  1.  Se generaliza este  estereotipo tanto en los estudios  del  idioma y en los modelos culturales de la sociedad.
  2.  La premisa inicial es ofrecer  un aspecto generalizado del pensamiento que es mutable a través de la propia construcción del lenguaje.
  3. Para ello se practican estudios sobre los concepts de uchi y soto y su significado dentro de la lengua y de la sociedad que se vertebra sobre ella.
  4.  Los resultados  obtienen unos valores absolutos al entender estos conceptos como universales del objeto del estudio  lingüístico.
  5. Finalmente, se obtienen conclusiones. Por lo tanto “lo propio”, “lo privado”,  será lo contrario a “lo público” y “lo externo” que va del sujeto hacia la sociedad, del uchi hacia el soto. De esta manera se podrá formular y  realizar una sistematización de lo que es la centralidad social y como ésta se representa en la lengua siendo “lo propio”, “lo individual” como el elemento discordante dentro de la armonía social que se opone al esquema del modelo grupal y a la imagen  que se  tiene de los japoneses en la actualidad.

Fuentes:

  • Textos consultados: Berkeley University; Nakane, Chie. (1973). Japanese society. Middlesex: Penguin Books Ltd. Harmondsworth; Benedict, Ruth (1944/2004). El Crisantemo y la espada. Barcelona: Alianza Editorial. | Texto escrito por: Sergio Paterna [CoolJapan.es]
  • Imágenes extraídas de: Wikipedia
Bio del autor

Sergio Paterna

Blogger, traductor y difusor de la cultura japonesa. Graduado en Estudios de Asia Oriental - Japón - en Universidad Autónoma de Barcelona y finalmente magíster en Lingüística Teórica y Aplicada por la Universidad Pompeu Fabra.