Junto a su adlátere roedor, Dankichi enseña a los fieles nativos a rendir culto a los kami –y al país nipón– en el templo del Sol Naciente, mandado construir por él mismo. Obsérvense los símbolos patrios –la bandera nacional portada por el niño y la corona que ciñe su cabeza, trasunto del kanmuri o tocado imperial japonés– y los elementos asociados a la religión oficial del Estado –la torii o puerta de acceso al santuario sintoísta y la ofrenda de alimentos llevada por el aborigen, ataviado, no por casualidad, con un tate-eboshi, gorro ceremonial propio de la nobleza cortesana, la aristocracia guerrera y el clero sintoísta–.

IMAGEN 4

Acerca Juan Carlos Pérez

Gestor de eventos culturales,Técnico Audiovisual. Presidente de las asociaciones Nozomibashi y Nippon no Michi, Blogger y director del proyecto Cooljapan.es. En ocasiones también soy creador de videojuegos.

Visitar también

Conferencia «Las influencias en la saga Street Fighter» en el Museo del Videojuego

El próximo sábado tenéis una cita en el Museo del Videojuego de Ibi. Mediante la …

Hiroshige

«Hiroshige», de Yone Noguchi

La editorial Sans Soleil, especialista en libros sobre arte japonés dedicados a los grandes pintores …

La figura del onnagata y el homoerotismo en el kabuki

El homerotismo entra en las artes escénicas El homoerotismo siempre ha estado presente en la …