Reseña de «La gran pacificación [Taiheiki]», de Trotta Editorial

944 vistas Deja un comentario
Taiheki del siglo XVII. Universidad de Waseda. WCC

Ficha de: La gran pacificación [Taiheiki]

• TÍTULO ORIGINAL: Taiheiki. [太平記]9788498796490_dWpVxY8
• AUTOR: Monjes Kojima y Echin (siglo XIV)
• TADUCTORES: Akikazu Yano, Twiggy Hirota y Carlos Rubio.
• GÉNERO: Relatos de gestas bélicas (gunki monogatari)
• EDITORIAL: Trotta. Pliegos de Oriente.
• ILUSTRACIÓN: Utagawa Yoshiiku (1833-1904) El samurái Sakuma Morimasa, de la serie Héroes de la Gran Pacificación.
• AÑO: 2016.
• PÁGINAS: 408
• PRECIO: 25 euros

El Taiheiki es una narración histórica sobre los importantes acontecimientos políticos, sociales y bélicos que ocurrieron en Japón entorno al año 1333.

Una breve contextualización

Para ponernos en situación, debemos recordar los avatares históricos de los siglos XI a XIII en Japón. El emperador, antaño poderoso líder de la nación, había quedado relegado de sus funciones a un mera figura simbólica, siendo sus consejeros, cortesanos y “válidos” quienes gobernaban en su nombre, en el palacio de Heian kyō, la antigua ciudad de Kioto. En este contexto, una serie de guerreros pertenecientes a la nobleza, decidieron rebelarse ante el sistema de gobierno establecido. De esta forma comenzaron las Guerras Genpei (1180-1185), donde Japón de dividió en dos bloques: Los partidarios del clan Taira, que pugnaban por la continuación del gobierno imperial, y los afines al clan Minamoto, que finalmente alcanzarían la victoria, iniciando un gobierno militar y samurái que, a través de varias familias, perduraría hasta el siglo XIX.

Con el tiempo, los Minamoto desaparecerían de la escena política, ocupando su lugar el clan Hōjo como dirigentes del bakufu o gobierno central. Con el declive político y la paulatina corrupción del gobierno establecido por los Minamoto y continuado por los Hōjo en la ciudad de Kamakura, surgen voces que anuncian un golpe de estado. El líder de la revolución que está por venir no será otro que el emperador Go Daigo. Él junto a sus seguidores intentarán traer de vuelta el esplendor de los periodos Nara y Heian, donde el emperador gobernaba asistido por sus aristócratas. La rebelión del emperador llevará a que, durante casi medio siglo, coexistan en Japón dos cortes imperiales: el emperador Kôgon, que apoya el bakufu de Kamakura y la del emperador Go Daigo.

La gran pacificación gracias a la guerra

Este es el contexto en el que se desarrolla el Taiheiki, en concreto, los primeros pasos que dieron los leales al emperador y el propio Go Daigo para enfrentarse al gobierno de Kamakura. Batallas campales, asedios, asesinatos, prisioneros, ejecuciones, suicidios… y sobre todo muchas intrigas políticas y espionaje que marcaron el fin de un periodo (el Kamakura) y el inicio de dos nuevos periodos: el Nanbokuchô (1333-1392) y el posterior Muromachi (1338-1573).

Gracias a las narraciones del Taiheiki podemos introducirnos en el Japón de aquella época y ser partícipes de los importantes cambios que se estaban produciendo en el país.
Este relato sin parangón nos habla de un canto de cisne del poder imperial, que a partir de Go Daigo quedará silenciado durante cuatro siglos.

Importancia de la obra

Gracias a los traductores Akihiro Yano, Twiggy Hirota, Carlos Rubio, y a la editorial Trotta contamos por primera vez en español con una versión de esta obra capital de la literatura japonesa. A pesar que la prosa llega a ser poética en muchos casos, atestiguando la excelsa calidad del pincel del autor de estas crónicas, en absoluto es este un texto que deban obviar los historiadores, especialmente por dos motivos:

  1. Porque relata los hechos históricos de la revolución del emperador Go Daigo desde la perspectiva de sus seguidores, siendo de especial interés para realizar un estudio posterior de carácter comparativo.
  2. Porque está repleto de referencias a la historia antigua de China, así como a su literatura. Pese a que estas referencias lleguen a ralentizar en sobremanera el relato, su existencia en una fuente japonesa es sumamente importante. Hasta bien entrado el siglo XIX, en Japón se determina la cultura y el refinamiento de un intelectual en base a sus conocimientos de historia y literatura china, así como de su dominio del idioma chino clásico. Esto es algo que vemos continuamente representado en el arte, abundando las figuras del periodo de los Tres Reinos (220-280) de China.

Por todo ello, concluimos que Taiheiki es una obra capital no solo para la literatura, sino también para la historia y arte japonés, del siglo XIV en adelante, como por ejemplo en la serie de grabados que tomó el mismo nombre de esta obra (Taiheiki), pese a desarrollarse varios siglos más tarde.


Fuentes:

  • Texto escrito por: Marcos A. Sala Ivars [Cooljapan.es] | Fuentes consultadas: Trotta.es
  • Imágenes: Trotta.es y Biblioteca de la Universidad de Waseda (Wikipedia CC) 
Bio del autor

Marcos Sala

Licenciado y Doctorando en Historia del Arte, Secretario del Grupo de Investigación Asia. Universidad Complutense de Madrid. Investigador especializado en historia y arte de las armas japonesas y de los koryû (escuela antiguas japonesas). Representante para España de Musô Jikiden Eishin ryû iaijutsu, nombrado Sekiguchi Kenryû por Sekiguchi Komei (21º generación de la escuela). Representante para Españ de la escuela Ryôen ryû naginatajutsu, nombrado Ryôen Ryûko por Shimizu Nobuko, líder de la escuela.