Reseña de «Dragon Ball Xenoverse 2»

1408 vistas Deja un comentario
Dragon-Ball-Xenoverse-2-logo-01

FICHA DEL JUEGO

Carátula oficial de la versión internacional del videojuego Dragon Ball: Xenoverse 2
Carátula oficial de la versión internacional del videojuego Dragon Ball: Xenoverse 2
  • TÍTULO ORIGINAL: Dragon Ball: Xenoverse 2 (ドラゴンボール ゼノバース2)
  • DIRECTOR: Yuka Kobayashi, Takeshi Sakamoto
  • PRODUCTOR: Masahiro Kashino
  • DESARROLLADOR: Dimps Corporation, QLOC (versión de PC)
  • DISTRIBUIDOR: Bandai Namco Entertainment Inc.
  • GÉNERO: Lucha/Rol
  • PLATAFORMAS: Playstation 4, Xbox One, Microsoft Windows
  • FECHA DE LANZAMIENTO: 28/10/2016 (Versiones de Xbox One y Playstation 4 disponibles excepto en Japón. Lanzamiento mundial de la versión de Steam/PC); versiones de Xbox One y Playstation 4 a la venta en Japón el 2/11/2016
  • PRECIO: 64,95 € (Xbox One y PS4), 49,99 € (Microsoft Windows)

Sé uno más en el universo de Dragon Ball

El estudio Dimps vuelve a las andadas, tan sólo un año después de lanzar a la venta el primer Xenoverse, para las consolas de anterior generación (Playstation 3 y Xbox 360) y PC, a la par que para las de generación actual (Playstation 4 y Xbox One) y de nuevo para la plataforma Steam (PC). El anterior videojuego fue un tremendo éxito, lo que propició que el estudio se pusiese rápidamente manos a la obra para terminar su segunda parte, la actual.

La experiencia que nos transmite este videojuego, es la de conseguir transportarnos como jugadores al universo de Son Gokū y sus compañeros; sin lugar a dudas. Con sus más y sus menos, que iré desgranando a lo largo de este análisis; Dimps ha logrado un videojuego que, si no gozase de una primera entrega que lo hace pecar de ser demasiado continuista y poco innovador, nos traería una experiencia sobresaliente como jugadores y como ambientación.

Se nos da la opción de crear nuestro propio personaje, y, usando la historia principal como excusa; participar en las batallas más memorables de la serie Bola de Dragón (Dragon Ball); manejando a “ese amigo perdido” de Gokū y compañía, que acude para echar una mano y derrotar a los villanos de turno.

Mi Patrullero del Tiempo, un saiyano, transformado en Super Saiyan de nivel 3, enfrentándose junto a Piccolo a Beerus (o Bills), el Dios de la Destrucción, en una misión secundaria.
Mi Patrullero del Tiempo, un saiyano, transformado en Super Saiyan de nivel 3, enfrentándose junto a Piccolo a Beerus (o Bills), el Dios de la Destrucción, en una misión secundaria.

Mecánicas y estilo de juego

La veteranía del equipo de Dimps, se hace notable en cada minuto de juego. Y es que no podía ser menos del equipo creado a partir de los miembros de Capcom que crearon el Street Fighter original.

El estudio ha participado en videojuegos de todo tipo desde que se fundase en 2000 (plataformas, como los Sonic Advance para Gameboy Advance; rol, como Tales of the Tempest de Nintendo DS); y además, también trabajaron codo a codo con Capcom para Street Fighter IV (siendo también los responsables de la versión para Nintendo 3DS), el último gran título de la saga Street Fighter (dado el fiasco que ha supuesto la quinta entrega principal). Han estado también detrás de otros videojuegos relacionados con el anime y el manga, como en videojuegos de Saint Seiya, de One Piece y Bleach.

Siendo además, los responsables de la saga Budokai (de Playstation 2); una de las más queridas franquicias de lucha relacionadas con la serie Dragon Ball, las expectativas que se han puesto en ellos siempre han sido altísimas, y por eso siempre se juzga muy duramente a todo producto relacionado con el manga de Toriyama que desarrollan.

Xenoverse 2 quizás no llegue a contentar a los entusiastas de la saga Budokai como hicieran esos mismos videojuegos, pero es una propuesta realmente notable para la generación actual de videoconsolas y PC. No olvidemos que es el primer videojuego, junto a su primera entrega, Xenoverse (2015), en aparecer en PC sobre Dragon Ball, si no tenemos en cuenta Dragon Ball Online de 2010, que no salió de territorio asiático oficialmente.

No nos encontramos ante una obra maestra de los videojuegos, ni tampoco ante el mejor videojuego sobre Dragon Ball que existe, pero sí se trata de un título estupendo.

Dragon Ball Xenoverse 2 es un videojuego de lucha, con algunos tintes de rol y de videojuego Multijugador Masivo de Rol (MMORPG). Del primer tipo, obtiene la influencia de que se la meta del videojuego es básicamente combatir contra otros personajes.

Del segundo tipo, bebe de la capacidad de los videojuegos de rol de obtener una progresión en tus personajes; como escalar niveles, y con ello el poder incrementar ciertas estadísticas; nuevo equipo para alterar dichas estadísticas, el uso de objetos para, por ejemplo, curar la salud de tu personaje; la posibilidad de utilizar distintos ataques y habilidades, y cambiar cómo lucha tu personaje a tu gusto…

Por último, de los videojuegos de rol masivo, obtiene la capacidad de ofrecernos una “estancia” en la que pueden encontrarse hasta 300 personas en una misma sala (perteneciente a un servidor en línea) e interactuar entre ellas. Puedes hablar con los personajes de otros jugadores, retarles a combates, y participar en misiones juntos, tengas o no a los jugadores tras esos personajes en tu lista de amigos.

El Patrullero del Tiempo de Xenoverse 2, nuestro avatar personalizado; sobrevolando Ciudad Conton, el lugar que nos servirá de base de operaciones en este videojuego para acceder a todos los modos de juego, objetos, equipamiento y habilidades.
El Patrullero del Tiempo de Xenoverse 2, nuestro avatar personalizado; sobrevolando Ciudad Conton, el lugar que nos servirá de base de operaciones en este videojuego para acceder a todos los modos de juego, objetos, equipamiento y habilidades.

Los combates, aspecto clave en un videojuego de lucha, y más, si dicho videojuego está ambientado en una serie del estilo de Dragon Ball, en la que los enfrentamientos entre los distintos protagonistas y sus enemigos gozan de un enorme peso argumental; estarán bien cuidados, aunque no tengamos la traslación perfecta al videojuego de la serie que quizás algunos venimos demandando durante años.

Nuestros personajes podrán bloquear ataques, esquivarlos, contraatacar, volar por el escenario a voluntad, desplazarse muy rápidamente… Todo ello mediante unos controles muy sencillos, y que responden bien ante el usuario (se recomienda el uso de mando o joystick para jugar en PC, como por ejemplo los pads de Xbox 360 o Xbox One, que el videojuego reconocerá al instante).

La cámara suele ajustarse de forma correcta, si tenemos en cuenta la cantidad de movimiento que hay a la vez en pantalla, aunque en ocasiones puede funcionar de forma molesta y fastidiarnos en mitad de un combate, por no colocarse donde debiera, para impedirnos evitar correctamente un ataque, si nos encontramos rodeados de adversarios.

Para luchar, disponemos de dos tipos de ataques: los fuertes y los rápidos. Ambos tipos de golpe pueden ir encadenándose para crear combos (combinaciones de golpes). Puedes ir realizando distintos ataques hasta conseguir incluso más de un centenar de golpes en un solo combo si sabes cómo ligarlos correctamente. También podemos realizar llaves o agarres, para cuando un personaje intenta cubrirse o lo encontramos indefenso.

Además, cada personaje dispondrá de un ataque adicional a distancia, gracias a las ondas de ki (la energía o poder espiritual), que podremos lanzar repetidas veces pulsando rápidamente el botón asignado, o dejar cargado para realizar distintas variantes de esta onda (una ráfaga, al más puro estilo de Vegeta o Trunks, o una bola perseguidora con efecto de explosión retardado, como las de Piccolo Daimaoh Jr.).

Estas habilidades aumentan la posibilidad de encadenar combos de muchísimos ataques contra nuestro adversario, dejándole indefenso e impidiéndole zafarse para contraatacar si intenta evitar los golpes alejándose de nosotros.

Puedes usar la técnica de la traslación instantánea, por ejemplo, cuando, mediante una serie de golpes, tu personaje lanza al enemigo hacia el suelo o el aire; colocarte detrás de él, y volver a comenzar a atizarle para impedirle que escape, y de paso aumentar el daño que reciba; y también es posible, tras lanzarle, comenzar a dispararle ondas de ki o enviarle un “Súper Ataque” o un “Ataque Final” (ataques especiales) de gran poder, como el Final Flash de Vegeta o el Super Kame Hame Ha de Son Gokū, a modo de remate.

El sistema de lucha y juego, no será tan complejo, ni ofrecerá tanta variedad de combinaciones de golpes como, por ejemplo, encontramos en un Tekken, un Soul Calibur, o el propio Street Fighter, u otros videojuegos de Dragon Ball como Budōkai 3 o los Budōkai Tenkaichi; pero, si se juega lo suficiente y se estudia, el jugador se percata de que hay mucho potencial y mucho que aprender.

No nos limitaremos a disparar Big Bang Attacks y así ganar a nuestro rival fácilmente; sino que tendremos que saber cuándo y cómo utilizar los poderes disponibles, para evitar que el adversario los rechace o esquive fácilmente, o los contrarreste con sus propias técnicas.

Como añadido, la enorme dificultad de la IA de ciertos personajes y/o en ciertas misiones; y la habilidad de los jugadores a los que nos enfrentemos vía internet, nos obligarán a mejorar constantemente.

Aunque parezca que machacando constantemente los botones de ataque rápido o fuerte podamos ganar cualquier batalla (algo que nos pasará en los primeros combates del modo historia y las primeras misiones secundarias), esto no será siempre tan fácil como parece, y la dificultad se va incrementando (la primera vez que nos enfrentemos a Cell, C 18, Freezer o Cooler podrán hacernos morder el polvo sin que les toquemos, si apenas tenemos experiencia jugando).

La gran variedad de técnicas es algo a tener muy en cuenta, ya que dispondremos, literalmente, de más de un centenar de diferentes poderes, entre ataques especiales, combos, y habilidades de evasión o mejoras y transformaciones. Podremos hacernos un personaje que se pueda convertir en distintas variedades de Super Saiyan (como el clásico, la versión propia de Vegeta; o las de Trunks y Gohan del Futuro), o que utilice la técnica del Kaiō-ken, y usar poderes como el Makankōsappō (de Piccolo) o el Kikōhō (de Ten Shin Han).

Se ha mejorado la posibilidad de atrapar a jugadores que se dedican normalmente a escapar de nosotros para no parar de lanzarnos ráfagas de ki, y derrotarnos de forma patética sin acercarse, (por ejemplo, ahora se lanzará un número mucho menor de disparos de ki seguidos, lo que dará margen al contraataque y aproximarse; y además, hay una habilidad que nos lanza rápidamente hacia el contrincante y le golpea si está intentando escapar de nosotros, agotando a cambio algo de la resistencia de nuestro personaje).

También se han cambiado las maneras de usarse las transformaciones. Si nos convertíamos en Super Saiyan en el primer Xenoverse, nuestro personaje poseía ki infinito, lo que propiciaba que en partidas en línea, no parásemos de ver siéndonos disparadas, Técnicas Finales a destajo, impidiendo al enemigo contraatacar ni ganar de forma justa –esto evitará abusos como que un jugador enemigo te lanzase con Son Gokū, 20 ataques finales Super Kame Hame Ha seguidos sin ninguna traba y no te eliminaba antes-; esto se ha corregido para Xenoverse 2.

Ahora será más sencillo (el combate resulta ser un poco más veloz) encadenar ataques, pero también esquivarlos y responder contra el adversario, algo que aporta más diversión a las lizas; una vez se dominan los controles y los tiempos. Esto hará que nos frustremos cuando creamos que hemos logrado atrapar a nuestro enemigo con un combo, y éste pueda escapar fácilmente, colocarse tras nosotros y devolvernos la jugada, lo que también lo convierte en un reto mayor y aporta más diversión a los enfrentamientos.

Presentación y ambientación

Dimps ha utilizado para este videojuego el motor gráfico Unreal Engine 4, el motor Havok para las físicas, y el middleware YEBIS 2 para los efectos de post-producción. La mezcolanza les ha salido bien, ya que Xenoverse 2 se mueve a 60 fotogramas por segundo casi siempre constantes en todas las plataformas disponibles. En ordenador, será relativamente fácil mover el videojuego en un PC no excesivamente potente para los estándares actuales.

Aun así, en ocasiones podemos encontrar algún cuelgue; o salidas al escritorio en la versión de Windows (el motor Unreal Engine 4, aún está teniendo algunos problemas de este tipo, ya que carece de la optimización y refinado de su versión anterior), aunque la estabilidad ha mejorado mediante parches.

El apartado técnico de Dragon Ball: Xenoverse 2 va un poco más allá de su predecesor, el primer Xenoverse. El estudio ha incrementado el tamaño de la ciudad principal (en esta ocasión nuestro protagonista interactuará con los demás personajes en ciudad Conton, mucho más grande que la ciudad de Xenoverse, Toki Toki; que, además incorporará pequeñas zonas homenaje a distintos escenarios clásicos de Dragon Ball, como el planeta Namek o la Kame House).

Aunque el salto gráfico no será tan notable, sí se agradecen ciertos retoques en el brillo de los personajes, demasiado exagerado en la primera entrega.

Nuestro personaje, sobrevolando la zona de la Corporación Cápsula, donde reside la familia de Bulma, una de las zonas donde podremos combatir en Dragon Ball: Xenoverse 2.
Nuestro personaje, sobrevolando la zona de la Corporación Cápsula, donde reside la familia de Bulma, una de las zonas donde podremos combatir en Dragon Ball: Xenoverse 2.

En cuanto al acabado visual, el trabajo por parte del estudio ha sido encomiable. En más de una ocasión nos olvidaremos de que nos encontramos ante modelos 3d de los personajes y paisajes de Dragon Ball, y pensaremos que estamos viendo fotogramas de las series de animación tradicionales.

Hay, de esta forma, planos en las escenas del modo historia, que son directamente clavados al milímetro en todos los aspectos, a los de la serie de animación original de Dragon Ball Z o sus películas, como por ejemplo en la lucha contra Raditz, donde la animación coincide exactamente tanto en ángulos como en cámaras y tiempos con los de la serie clásica.

Lo que podemos decir para resumir, es que se nota que el estudio Dimps, cuenta en sus oficinas con entusiastas de la serie de animación de Dragon Ball original y de los mangas, ya que los modelos, incluso de personajes de Dragon Ball Super (la versión de la transformación “Super Saiyan Blue”, o personajes como Beerus –o Bills–), lucirán como si hubieran sido diseñados y dibujados en los ’90 (no veremos a Gokū o Vegeta tan estilizados como en Super, y nos recordarán más a los diseños y proporciones clásicos de los personajes.

Incluso se incorporarán algunas secuencias de animación tradicional (de dos dimensiones) en algunos momentos, que han sido realizadas por la propia Toei Animation. Por desgracia, las animaciones de los personajes sólo serán destacables en el modo historia, siendo muy pobres durante nuestro recorrido por Ciudad Conton o las misiones paralelas y secundarias, donde los NPC (personajes no jugadores) se limitarán a hablarnos de forma prácticamente estática y sin apenas variaciones (si bien, las animaciones de vuelo, de los combates, ataques, esquivas y transformaciones están cuidadas al detalle).

Secuencia animada por Toei en la que podemos ver parte de Ciudad Conton, poblada por multitud de Patrulleros del Tiempo.
Secuencia animada por la propia Toei Animation, en la que podemos ver parte de Ciudad Conton, poblada por multitud de Patrulleros del Tiempo.

Para jugar, además, podremos crear a nuestro personaje, hombre o mujer (salvo en el caso de los namekianos o la raza de Freezer, que son hermafroditas o asexuados, respectivamente) escogiendo entre cinco razas disponibles: la humana, la saiyajin, la namekiana, la raza de Freezer, y la Majin (la raza del monstruo Bū). Cada raza y sexo tendrá distintas estadísticas; habrá habilidades o transformaciones y equipo que serán exclusivos de cada raza, y los distintos personajes del juego reaccionarán de forma distinta ante nosotros según la raza a que pertenezca nuestro protagonista.

Podemos visitar a Vegeta en la Corporación Capsula para entrenar con él, y así conseguir la transformación en Super Saiyan si elegís un personaje saiyano, o el Monstruo Bū nos otorgará la transformación “Purificación”, que nos permitirá convertirnos en un “Bū Pequeño” –algo parecido a Bū antes de absorber al Gran Kaioh Shin.

Nuestro personaje podrá encajar visualmente a la perfección con el universo de Toriyama, y a esto ayuda la variedad de posibilidades de diseño en rostro, cuerpo, peinados, etc.; y la cantidad de equipamiento diseñado y disponible para él o ella; contando tanto con elementos portados por personajes de la serie original (como distintos gi de la escuela del maestro Mutenrōshi, o diversos trajes de combate de las fuerzas de Freezer), como con nuevos objetos de equipo creados específicamente para Xenoverse y Xenoverse 2, que respetarán el estilo visual de la saga.

Los escenarios serán espaciosos, y normalmente se permite viajar entre distintas zonas dentro de los mismos niveles, en las que tendrán lugar los enfrentamientos o las misiones. Están perfectamente recreadas las distintas localizaciones de la serie (contemplar el escenario de combate del planeta Namek cuando estaba a punto de ser destruido por Freezer vale francamente la pena).

Aunque, por desgracia, los elementos destructibles en dichos escenarios se antojan insuficientes, dada la capacidad de los distintos personajes de Dragon Ball de, incluso, hacer estallar planetas completos a su antojo; o realizar auténticos destrozos en la orografía circundante a los lugares en que luchaban… Nos parecerá ridículo que, al lanzar un Kame Hame Ha, y este chocar contra el suelo, apenas aparezca un cráter alrededor, que desaparecerá tras unos instantes.

Sí se agradece la inclusión de ciertos detalles, como que las piedras comiencen a levitar a la hora de nuestro personaje cargar energía o transformarse (lo que hace que también salgan disparadas al ganar poder, o caigan al suelo si detenemos la transformación), o que podamos, literalmente, estampar a nuestros rivales contra distintos elementos del escenario, tal como sucedía en la serie original.

Quizás, uno de los fallos, una vez más (algo que lleva ocurriendo desde siempre en los videojuegos de Dragon Ball), es el de no contar con la irrepetible banda sonora original compuesta por Shunsuke Kikuchi para los animes originales de Dragon Ball y Dragon Ball Z, lo que hará restar enteros a la ambientación.

Si bien el trabajo del DJ y compositor Steve Aoki, resulta aceptable y suele encajar bien con la acción; aunque haya algunas pistas que nos choquen completamente o nos sobren (el tema principal de Ciudad Conton, y algunos más). De todas formas, esto se puede solucionar en la versión de PC, mediante el uso de mods creados por parte de los aficionados.

En cuanto al sonido del juego, aparte de la banda sonora, no hay nada que chirríe, ya que para Xenoverse 2, se utilizan efectos de sonido calcados a los de la serie original, haciendo que nuestro personaje, al convertirse en Super Saiyajin o lanzar una Genki-dama, nos ayude a pensar que nos encontramos ante un episodio de la serie de animación de Dragon Ball.

Incluso detalles como el característico sonido que producían los brazos de Piccolo al alargarse para golpear al rival, o los inconfundibles efectos sonoros que sonaban en la serie al teletransportarse un personaje; los encontraremos en este videojuego.

En cuanto al doblaje, la única pega que podemos poner, es que no podremos disfrutar de ninguno de los sobresalientes doblajes de que gozó nuestra Península Ibérica. No encontraremos ni el euskera, ni el catalán ni el castellano en este videojuego, pero sí que disponemos de la versión en inglés; o de la opción de gozar de la irrepetibles voces de Masako Nozawa (Gokū, Gohan, Goten, Turles, Bardock…), Ryūsei Nakao (Freezer), Toshio Furukawa (Piccolo) y gran parte del resto del elenco de la serie original para el idioma japonés.

Bills (Beerus) en una secuencia animada realizada por la propia Toei Animation para este videojuego; doblado en la versión japonesa por el mismo seiyū que lo hacía en La Batalla de los Dioses, La Resurrección de Freezer, o en Dragon Ball Super: Kōichi Yamadera.
Bills (Beerus) en una secuencia animada realizada por Toei para este videojuego; doblado en la versión japonesa por el mismo seiyū que lo hacía en La Batalla de los Dioses, La Resurrección de Freezer, o en Dragon Ball Super: Kōichi Yamadera.

Además el juego viene con subtítulos a nuestro idioma, que, por desgracia, no serán perfectos, ya que habrá de vez en cuando errores en los nombres (podremos ver cómo a Beerus se le nombra Beerus o Bills; o a Krilin se le llamará Klilin o Krilin según apetezca a los traductores de turno, en lugar de elegir una forma u otra); y también el algunos usos hispanoamericanos que nos chocarán sobremanera si somos usuarios del habla española de España (habrá algún que otro “apúrense” y algún “te acabaré”, por los subtítulos, y detalles así).

Aun así, suelen ser correctos y cumplen su función de hacernos entender qué está pasando en pantalla para los que no habléis japonés.

Modalidades de juego disponibles

En cuanto a los distintos modos de juego de que podremos disfrutar, estará por supuesto el modo historia, que, continuando con la de Dragon Ball: Xenoverse (en este modo, ayudaremos a Trunks del Futuro a arreglar diversos problemas relacionados con alteraciones temporales en la historia original de Dragon Ball). Contaremos con la ayuda de la diosa Kaiō-shin del Tiempo, Chronoa; y del Kaiō-shin Anciano, y del propio Trunks, y en ocasiones, incluso de Son Gokū y otros personajes, a lo largo de la historia.

Volverán personajes como Towa y Miira (que debutaron en Dragon Ball Online), ambos, según el productor, Masayuki Hirano, son muy del agrado de Toriyama, quien se muestra encantado de que se desarrollen sus historias.

Towa planea, de nuevo como en Xenoverse, alterar el curso del tiempo a su favor, intentando interferir en momentos claves de la historia de Dragon Ball; que, en esta ocasión, aparte de las batallas más importantes de la serie original de Dragon Ball Z; también serán arcos argumentales extraídos de las películas de Dragon Ball Z, como el de Bardock, personaje a quien también podremos desbloquear para manejarlo.

Towa, tal como aparece en Dragon Ball: Xenoverse 2. No será menos diabólica que su hermano Dabra, y querrá, de nuevo, aprovecharse de su poder y conocimientos para llevar a cabo sus malvados planes de conquista.
Towa, tal como aparece en Dragon Ball: Xenoverse 2. No será menos diabólica que su hermano Dabra, y querrá, de nuevo, aprovecharse de su poder y conocimientos para llevar a cabo sus malvados planes de conquista.

Veremos a enemigos y protagonistas como Bardock, Turles, Broly, Slug…, (a quienes además podremos elegir como personajes jugables), y de Dragon Ball Super y La Resurrección de Freezer.

Finalmente, se incorporan misiones ambientadas en el arco original de Trunks del Futuro, en que la versión de Son Gohan del futuro de Trunks se convierte en su maestro al morir todos los demás protagonistas y secundarios amigos de Gokū, incluyendo al mismo Gokū, excepto Bulma.

La línea del Futuro de Trunks además, nos abrirá la opción de un final alternativo secreto para Xenoverse 2, que no desvelaré para no alterar la experiencia a los que no lo hayáis podido terminar, pero que satisfará a los fans de Trunks y de Son Gohan.

Si bien la historia es un mero añadido para dar una razón al jugador para avanzar y pelear contra enemigos cada vez más fuertes, y cooperar en la ambientación del título (será una historia muy simple, nada que ver con la de producciones como The Last of Us, así que no esperéis gran cosa); se agradece su inclusión, aunque suponga una molestia el tener que terminarla para desbloquear muchos personajes manejables y escenarios. Esto será un incordio para los jugadores que tan sólo quieran abrir el juego, elegir sus personajes favoritos para pelear y lanzarse al combate.

Trunks rememorará, junto a los jugadores, una de las escenas más tristes y emotivas de su pasado, la pérdida de su maestro, Son Gohan, ante los temibles androides creados por el doctor Gero; lo que supondrá el detonante de su personalidad como el valiente Trunks del Futuro que todos conocemos.
Trunks rememorará, junto a los jugadores, una de las escenas más tristes y emotivas de su pasado, la pérdida de su maestro, Son Gohan, ante los temibles androides creados por el doctor Gero; lo que supondrá el detonante de su personalidad como el valiente Trunks del Futuro que todos conocemos.

Además, se incorporarán 100 misiones paralelas, que nos permitirán tanto rememorar grandes combates de Dragon Ball, como de Dragon Ball GT, las películas de Dragon Ball, y también ofrecerán algunos combates “what if” (“¿qué pasaría si…?”); en los que, por ejemplo, podremos aliarnos con Freezer para ganar el combate contra Son Gokū en Namek, o unirnos a Vegeta, Nappa y Raditz para derrotar a los protagonistas de la serie.

Para estas misiones paralelas, podremos, tanto usar a nuestro personaje creado por nosotros, como a cualquiera de los luchadores que tengamos desbloqueados (incluso podremos seleccionar a Cooler en una misión en la que nos tengamos que enfrentar al propio Cooler). Algunas serán realmente fáciles, pero en otras tendremos que derrotar a un elevado número de enemigos, algunos de ellos con una dificultad endiablada (más si las intentamos enfrentar con nivel bajo o habilidades y ataques mediocres).

Un dato curioso serán las constantes interacciones y diálogos entre personajes, un detalle muy de agradecer. Estas interacciones entre personajes no sólo aparecerán en el modo historia o en las misiones paralelas; sino en cualquier combate que disputemos (Mister Satan por ejemplo se mostrará tremendamente asustado  en sus diálogos si se le está ganando, y pondrá excusas ante su desempeño, como que “le duele el estómago”, como haría en la serie original).

Cabe destacar que cada personaje parece tener líneas de diálogo para prácticamente todos los rivales a que se enfrente (Freezer se burlará de la habilidad de Krilin si lo enfrentamos contra él, pues le mató en Namek en la serie original, y mostrará un odio especial hacia Gokū o incredulidad e incluso temor ante Lord Beerus, si ambos luchan uno contra el otro).

Por supuesto, estarán los clásicos modos de enfrentamiento local, y también los combates en línea (y es aquí donde nos las tendremos que ver con auténticos retos en la mayoría de los casos, dado el nivel de habilidad de más de un jugador). Además, el juego incorpora modos de lucha contra jefes (como Broly, o las formas de Ōzaru –simios gigantes– de personajes saiyanos como Vegeta o Nappa), en el que podrán unirse hasta seis jugadores simultáneos para derrotarlos.

También existe el modo Endless, en el que tendremos que luchar tantos combates seguidos como seamos capaces de soportar sin que nos derroten; la posibilidad de jugar sin variaciones estadísticas (es decir, los personajes tendrán todos las mismas estadísticas de habilidades al encontrarse al mismo nivel, lo que hará que gane el jugador que mayor habilidad demuestre).

A esto podemos añadir el clásico en los videojuegos de Dragon Ball, modo Torneo (inspirado en el Tenkaichi Budōkai de la serie), y el modo entrenamiento, donde poner a prueba las habilidades que queramos y las distintas configuraciones de personajes, habilidades y equipo.

Una de las opciones de que disponemos, es la de desbloquear a diversos “maestros”. Podemos, por ejemplo, requerir las enseñanzas de Son Gohan si nos lo cruzamos en Ciudad Conton, para que nos haga adquirir las distintas técnicas que conoce (como el Masenko).

Al hablar con los maestros (Yamcha, incluso nos enseñará una técnica para hacernos el muerto) tendremos la opción de aprender estas técnicas, al dársenos la opción de probarlas en combate contra ellos (lo que nos permite ver cómo funcionan de primera mano, y además nos las desbloqueará para nuestro personaje al concluir el entrenamiento). Además, dichos maestros podrán aparecer para ayudarnos en mitad de una batalla (como habéis podido ver en la imagen anterior en la que enfrentaba a mi Patrullero contra Beerus, en que Piccolo apareció para ayudarme en el combate).

Con nuestro avatar personalizado, podremos también realizar diversos minijuegos, como “sufrir” los entrenamientos del maestro Mutenrōshi (por ejemplo, Yamcha nos lanzará piedras con el símbolo de “Tortuga” –Kame-, tal como hiciera el Duende Tortuga en la serie original) para que las busquemos por el escenario, como hicieron Gokū y Krilin cuando eran pequeños y entrenaban con el anciano maestro.

Podremos incluso retar a las distintas fuerzas del ejército de Freezer para convertirnos en miembros del mismo (cosa que nos hará vérnoslas contra el mismo Freezer, e incluso contra su hermano Cooler, fuera del modo historia y las misiones paralelas); o proteger la sala del Gran Patriarca de Namek de los ataques de sus enemigos; buscar las Bolas de Dragón por el escenario de combate… E incluso podremos ser retados a luchar mientras estamos circulando por la ciudad Conton y las zonas aledañas (por ejemplo, Dodoria te puede retar a un combate si te lo cruzas volando).

Nuestro Patrullero del Tiempo aprende una de las técnicas para destruir planetas de la mano del propio Freezer (afortunadamente, los destrozos los estábamos ocasionando en el infierno de Dragon Ball y no cerca de Gokū y sus amigos).
Nuestro Patrullero del Tiempo aprende una de las técnicas para destruir planetas de la mano del propio Freezer (afortunadamente, los destrozos los estábamos ocasionando en el infierno de Dragon Ball y no cerca de Gokū y sus amigos; para mayor enfado de Enma Daiō).

Como añadido, en diversas misiones, tendremos la opción de enfrentarnos a otros Patrulleros del Tiempo (personajes personalizables como el nuestro), para añadir aún más dificultad a dichas misiones.

Pese a todo esto; el juego puede tornarse repetitivo (y más tratándose de un videojuego de lucha), ya que, por muchos extras de que dispongamos, lo que hagamos en el juego se basará prácticamente y exclusivamente en luchar contra otros oponentes.

Sí que es muy de agradecer que se incluya todo este contenido extra, aunque a muchos jugadores les parecerá molesto, si tan sólo buscan entrar al juego para combatir un rato y nada más.

Abanico de escenarios y personajes

Visitaremos el Salón del Espíritu y el Tiempo de Kami-sama, la ciudad del Oeste, la Corporacion Cápsula, el Estadio del Gran Torneo de Artes Marciales (Tenkaichi Budōkai), hasta un total de 28 escenarios distintos (incluyendo variantes de algunos).

Se incluirá para esta entrega un plantel de inéditos en Xenoverse, como Cell Imperfecto, Nail, o el Androide 16, haciendo que a los personajes que teníamos disponibles en Xenoverse, se añadan diecisiete, y su número se ampliará mediante DLCs (existen diez personajes extra en el momento en que se realizó esta reseña, entre los que se incluyen Hit, Vados o Zamasu). Black Gokū, de Dragon Ball Super hará aparición, pero sólo dispondremos de él si reservamos el juego en preventa (hasta el momento en que se redactó esta reseña; no se ha confirmado otra vía para conseguirlo).

El plantel original de contendientes, supera los setenta distintos, entre los que encontraremos incluso a varios soldados de Freezer,  al carismático Mister Satan y a su hija Videl (incluyendo a Videl con el traje de Gran Saiyaman 2), e incluso Pan (con su aspecto en Dragon Ball GT).

Por supuesto, hay que tener en cuenta que prácticamente todos los personajes cuentan con variaciones de sí mismos, tanto en transformaciones, como en distintos trajes y grupos de habilidades y técnicas distintos para cada personaje. Por ejemplo, Son Gokū contará con alrededor de una decena de variaciones, o tendremos distintas versiones de Son Gohan, según la edad que tenía en una etapa u otra de la serie, o si nos referimos a Son Gohan del Futuro.

En algunos casos, encontraremos personajes que son el mismo, pero que se han separado, o con personajes que en sólo una casilla, contarán con todas las variedades disponibles de sí mismos (en el caso de Ten Shin Han tendremos desde su versión clásica hasta la de La Resurreción de Freezer, todas en la misma casilla de personaje).

A todas estas posibilidades (que aun así, no llegan a superar la enorme variedad de luchadores en el plantel de Budokai Tenkaichi 3, que rozaba el centenar sin contar transformaciones y variantes de personajes) tenemos que añadir a nuestros personajes creados por nosotros, quienes además dispondrán de distintas variantes (podemos almacenar distintos sets de equipo, objetos y habilidades, que serán seleccionables como variaciones de nuestro personaje, como sucede con los personajes seleccionables oficiales de Dragon Ball).

Por último, podemos importar nuestra partida de Dragon Ball: Xenoverse, para hacer que nuestro Patrullero del Tiempo personalizado aparezca en esta segunda entrega, ya que el primer Patrullero aparecerá en la historia de esta segunda parte (si no lo hacemos, podremos escoger su aspecto de entre algunos predeterminados); y nos permitirá desbloquear gran variedad de equipo y objetos que ya tuviéramos en el primer Xenoverse.

La recreación de los escenarios y personajes es la mejor vista hasta la fecha en un videojuego de Dragon Ball a nivel visual y técnico (aunque se eche de menos el factor de destrucción de entornos visto en otros videojuegos de Dragon Ball). Los golpes se pueden “sentir” como sucedía en la animación clásica de los años ’90 del Siglo XX, algo a que contribuye la magnífica labor por parte del equipo de sonido del título.
La recreación de los escenarios y personajes es la mejor vista hasta la fecha en un videojuego de Dragon Ball a nivel visual y técnico (aunque se eche de menos el factor de destrucción de entornos visto en otros videojuegos de Dragon Ball). Los golpes se pueden “sentir” como sucedía en la animación clásica de los años ’90 del Siglo XX, algo a que contribuye la magnífica labor por parte del equipo de sonido del título.

Xenoverse 2 paga el precio de haber salido demasiado pronto

Este detalle, es uno que no podremos olvidar a lo largo de todo nuestro tiempo de juego, y es que, por desgracia, si bien Dragon Ball: Xenoverse 2 termina siendo un producto prácticamente redondo como videojuego de lucha, y en particular, como traslación de la sensación de las luchas de los animes, OVAs y películas de Dragon Ball Z, Dragon Ball GT y Dragon Ball Super, a un videojuego; no quita que no sufra a causa de unas taras que lo marcan constantemente.

La primera, es que, lo tomemos como lo tomemos, Dragon Ball: Xenoverse 2, se nos plantea como un mero “más y mejor” de Dragon Ball: Xenoverse.

Si bien Dragon Ball: Xenoverse 2, es un juego nuevo y ofrece suficiente contenido nuevo y supera al original de forma notable; igualmente peca de ser demasiado continuista, y de haber salido tan sólo un año después de la entrega original, Dragon Ball Xenoverse; lo cual nos da que pensar en que Dragon Ball: Xenoverse 2 podría haberse lanzado como una expansión de Xenoverse; podrían haberle dedicado más tiempo de desarrollo para ofrecer un videojuego más distinto al original; o con un apartado técnico que se hubiera despegado más de la primera entrega también.

Si Dragon Ball: Xenoverse no hubiera existido, nos encontraríamos ante un videojuego mucho más original (mejora a Xenoverse esta segunda entrega en prácticamente todo); y es por esto en que este videojuego cojeará en cuanto a originalidad.

La segunda traba que nos encontramos, es que es una absoluta pena que no se tenga en cuenta para nada los primeros arcos argumentales del manga de Dragon Ball (La historia de la infancia y juventud de Son Gokū, su enfrentamiento con Piccolo Daimaoh y Piccolo Daimaoh Jr., etc.). Aparecerán personajes y escenas de la serie, desde los inicios de la serie de animación Dragon Ball Z en adelante (es decir, Dragon Ball, a partir de la saga de los saiyanos).

NOTA

Historia
50%
Gráficos
95%
Sonido
80%
Originalidad
50%
Jugabilidad
95%

Dragon Ball: Xenoverse 2

'Dragon Ball: Xenoverse 2' resulta un videojuego muy decente, y que ralla el sobresaliente en muchos aspectos, pero quizás peque de continuista y de haber salido demasiado pronto con respecto a su antecesor, de ahí que no se pueda premiar su originalidad. También hay que tener en cuenta que, al estar inspirado en un manga y anime, esta producción está sobre todo orientada hacia los entusiastas de la serie en cuestión, 'Dragon Ball'. Con todo, es un buen videojuego de lucha, y su acabado técnico y lo relacionado a su diseño, son prácticamente impecables. A su favor juegan el hecho de que esté disponible para varias plataformas, y sus distintos modos de juego tanto en línea como para un solo jugador.
Bio del autor

Andrés Domenech Alcaide

Licenciado, magíster y doctorando en Bellas Artes, en la especialidad de dibujo y creación artística. Actualmente redactando una tesis doctoral, dirigida por el autor español Sergio García Sánchez, sobre la influencia de las diferentes Artes en el proceso creativo de un videojuego. En especial las disciplinas relacionadas con el arte secuencial (cómic, cine, animación). Gran aficionado por la cultura japonesa y la historia de dicho país, a la par que España, mi país de orígen. Videojugador desde poco después de aprender a caminar, admiro a creativos como Miyamoto, Aonuma o Kojima; uno de mis sueños es montar mi propio estudio de videojuegos en España o Japón, y/o colaborar en producciones como jefe de arte o diseñador de personajes.